El valor de la vida

Colaboración especial
Alexandra Medellín
Facebook: @AleMvaz
alexandra.medellin.v@gmail.com

¿Recuerdas el último movimiento de la novena sinfonía de Bethoven, El Himno de la Alegría?, sin duda es una obra magistral, que por sí misma, pese a formar parte de una sinfonía de cuatro movimientos (partes), este último es el más famoso, y no, no voy a hacer un análisis de la pieza o de su significado, simplemente me gustaría reflexionar en la composición de la música, para llegar a obras maestras como aquella, en sí, son sólo siete notas las que componen la música (do, re, mi, fa, sol y la), con bemoles, sostenidos, etc., combinándolas todas con el tiempo, pues recuerda que la definición de música, es el arte del bien combinar los sonidos con el tiempo, una nota, por sí sola no hace una sinfonía, es el conjunto de los silencios, el tiempo, el sonido, los matices, lo que crea la armonía, esa que hace que el alma se eleve y nos llene de alegría, no se lograría el arte, si no existiera la cohesión de todos esos elementos.

La vida, es como la música, saber vivir es un arte, pero implica convivencia, esto me lleva a reflexionar en la ley de la unidad, esta es una Ley Universal, que indica que nada está separado, todos provenimos de un mismo principio, tenemos un mismo origen, y todos vamos hacia ese mismo fin, es decir, que no somos ajenos los unos de los otros, hay una palabra mágica que me encanta, y es “NAMASTÉ”, y significa que la divinidad que vive en mí, honra y saluda a la divinidad que reside en ti, con ella se expresa totalmente lo que significa esa unidad, nuestro espíritu, como esencia propia, viene de una misma fuente Creadora, en consecuencia, el otro es una parte de mí, como yo soy una parte del otro. En la Ley de la Unidad se establece la premisa por tanto de que si alguien al otro lado del mundo sufre, mi espíritu también lo hace, si yo daño a otro, me estoy dañando a mí mismo, si maltrato a la Tierra como casa de todos, estoy dañándome a mí mismo, en cambio, si yo amo a otro, me estoy amando a mí mismo, si yo deseo que el otro sea feliz, yo deseo felicidad para mí, si hago algo bueno por otro, lo hago por mí, ¡hermoso!, ¿verdad?. Si no te queda muy claro, existe una fábula, que podría ejemplificarlo mejor, un hombre tiene a un burro  y a un caballo, ambos son animales de carga, todos los días, el hombre recorría largos caminos para trabajar, y obviamente estos animales, iban siempre atiborrados de cargas pesadas, en una ocasión, el burro le dice al caballo “estoy muy cansado, ayúdame con una parte de mi pesada carga”, pero el caballo fue omiso, hizo como que no escuchó y siguió caminando sin ayudar al otro, de repente, el burro cae muerto, entonces el hombre pone toda la carga del burro sobre el caballo, además de la piel del burro, ¿te das cuenta?, el caballo fue indolente ante la necesidad de su compañero, y por  no tender su mano, por no ser compasivo, por no ver al otro como a sí mismo, con empatía, ahora tenía que soportar su carga, la del burro y la piel del burro.

Sin duda, este año 2020, estamos viviendo serias circunstancias, que a la mayoría nos pueden llegar a asustar, nos dan miedo, estamos viendo como las diferencias entre capacidades económicas llevan a algunos a acaparar, y a otros a carecer de lo más esencial, en tiempos de crisis, podemos observar la necesidad de los demás, y de esa manera, tenemos una oportunidad grande, para demostrar que tan solidarios podemos llegar a ser o que tan indolentes. Mirar al otro como a mí mismo, implica mirar dentro del corazón, y dar amor a manera de acciones, tender la mano a quien lo necesita, porque el día de mañana, no sabemos si ese hermano al que negaste ayuda, importe para ti más dolor en el futuro, dijo Epicteto que el valor de la vida no lo determina el amor  que recibimos, sino el amor que damos, es ahora, cuando se nos está instando como humanidad a darle valor a nuestra vida, ¿cuánto valor le imprimes a tu vida cada día?,¿ qué valdrá más? juzgar al otro, querer corregirlo, hacerlo que entienda y que se comporte como yo, o tratar de entender las circunstancias que lo orillan a actuar de cierta manera, e incluso intentar mejorarlas con un poco de ayuda.

En el Hooponopono, que es una es una filosofía de resolución de conflictos y de sanación espiritual fundamentada en el perdón, la reconciliación y el amor, parte de que todo lo que es afuera, es adentro, entonces, si hay algo en el exterior que no me agrada, es porque mi interior con memorias dolorosas, rencores, tristezas profundas, energéticamente están contribuyendo a que eso “malo” ocurra, ¿te das cuenta?, esto se concatena con las premisas de la Ley de la Unidad, totalmente, y nos pone en perspectiva, por eso te invito a preguntarte ¿Qué tanto quieres estar bien y a salvo?, ¿Qué tanto te amas a ti mismo?, ¿qué tanta abundancia, prosperidad, éxito, paz, armonía deseas para ti?, creo que la respuesta siempre será, que deseas todo el bienestar, toda la prosperidad y todo el amor para ti, pero, eso sólo se va a lograr en la medida en la que cada uno de nosotros como familia humana, entendamos, comprendamos en lo más profundo de nuestro ser, que mi bienestar, mi felicidad y mi prosperidad está íntimamente ligado al bienestar, felicidad y prosperidad de mi prójimo, si mi hermano no está bien, una parte de mi alma sufre, en consecuencia, no habrá una plenitud verdadera, pues tarde o temprano, la vida me colocará en la situación que me haga comprender que sólo ayudando al otro, procuraré mi propio bien, justo como lo estamos viviendo ahora.

Y para finalizar, me gustaría citar nuevamente a Epicteto, quien dijo que una ciudad no está adornada por cosas externas, sino por la virtud de quiénes en ella habitan, la virtud más importante es la del amor, que nos hará solidarios, y en tiempos de crisis, como la que se vive ahora en nuestro mundo, sólo la solidaridad y el amor por todos nuestros hermanos en la tierra nos harán salir adelante, usemos la adversidad para recordar de donde provenimos, y a la vez tendamos nuestra mano para que todos juntos como hermanos podamos volver a nuestra casa, nuestro origen.

Tips al momento

Hay 35 reos contagiados de coronavirus

Se dice que en el Cereso número 3 de Ciudad Juárez hay por lo menos 35 personas contagiadas por coronavirus.

En este mismo penal dos personas contagiadas murieron días atrás y desde entonces han establecido las visitas virtuales.

Se ha establecido un estricto protocolo de prevención y aislamiento.


Armonizan legislación en violencia política para elecciones 2021

De cara al próximo proceso electoral 2020-2021, se armonizó la la legislación Estatal en materia de violencia política de género,  a fin de lograr mayores garantías, a las mujeres para el ejercicio de sus derechos político electorales.

Asimismo fortalece  a las instituciones como son el Instituto Estatal Electoral y el Tribunal Estatal Electoral, con el objeto de que puedan solicitar órdenes de protección a las mujeres que se vean amenazadas o sean víctimas de violencia política en razón de género.

La propuesta está encaminada a armonizar la ley local con las recientes reformas que tuvieron lugar a nivel federal, en materia de violencia política contra las mujeres en razón de género y paridad y, con ello, asegurar que las y los chihuahuenses cuenten con un marco normativo robusto para hacer efectivos sus derechos político – electorales. 

Ver todos los tips

La Gente Opina

Notas recientes

Facebook
Comentarios