"Superviviente"

Colaboración especial
Lucía Ramírez Lira

El mundo entero ha vivido el confinamiento de una forma u otra, teletrabajando, en clases online o definitivamente exponiéndose día a día para llevar el sustento a sus hogares. Del mismo modo, la pandemia ha ido evolucionando de diferentes formas según haya sido la región, en este caso, México y el resto del Continente Americano están experimentando el punto más álgido con relación al número de contagios y muertes por COVID-19, a casi tres meses de confinamiento. 

Al otro lado del Océano Atlántico, España ha comenzado la desescalada desde hace algunas semanas, retomando gran parte de las actividades económicas bajo estrictas medidas de sanidad y distanciamiento social ahora que todo parece estar más “controlado”, y que las cifras de infectados y fallecidos se han reducido considerablemente al grado de no presentarse ningún caso por varios días. Estos son los datos que el gobierno nacional español ha presentado ante los medios de comunicación, sin embargo las comunidades autónomas siguen registrando cifras de enfermos por coronavirus. Es evidente que la información no ha sido clara ni siquiera del otro lado del océano; ciertamente no somos los únicos que sufrimos de ese mal.

Ahora bien, el país español pudo soportar un cierre total por poco más de mes y medio, mientras los hospitales se encontraban en desabasto de cualquier tipo de recursos y la incertidumbre de la población iba in crescendo al paso de los días con tremebunda velocidad.

No hubo que estar parado sobre tierras ibéricas para darse cuenta de la grave situación que vivieron durante semanas, mismas en las que miles de mexicanos y mexicanas decidían socarronamente no acatar las medidas de sana distancia a pesar de los innumerables esfuerzos del algunas autoridades y ciudadanos realmente preocupados por aquello que pudiera ocasionar actuar con tal desacato a una regla tan sencilla como lo era “quedarse en casa”.

Nuestro país hermano, casi tan azotado por la pandemia como Italia, fue testigo de historias verdaderamente sorprendentes; tal es el caso de aquel hotel ubicado en la sierra madrileña, el cual tuvo que ser habilitado como clínica temporal para atender a los enfermos que no podían desplazarse hasta Madrid en busca de atención médica. La radio madrileña transmitía los testimonios de miles de voluntarios en clínicas y residencias médicas donde los trabajadores de la salud no podían atender a tantas personas que exigían de sus cuidados. El estado de alarma se vivió de una forma sin precedentes,. en donde la ayuda de cada uno fue fundamental para comenzar con la desescalada.

Hubo sentidos homenajes a los miles de fallecidos por este enemigo invisible y silencioso, en su mayoría gente mayor, personas con toda una vida de experiencias, sabiduría adquirida que ahora se ha ido con ellos y cuyo paso por este mundo nos demuestra que hasta en el último minuto deben existir ánimos por vivir y salir adelante, aunque sea con el último aliento.

No hubo momento que hiciera estremecer hasta al más duro, como el que aconteció el miércoles 22 de abril, día en que el Palacio de Hielo, habilitado como morgue provisional, cerraba sus puertas rindiendo un homenaje a los 1,146 muertos que recibieron desde el 24 de marzo. Dicho evento fue presidido por la ministra de Defensa, Margarita Robles, quien aseguró a los familiares de los fallecidos que “no estuvieron solos” y que fueron “tratados con dignidad”, “no los han dejado solos ni un minuto”, recalcó, “siempre hubo alguien a su lado”. 

Definitivamente la gran labor del Ejército y las Fuerzas de Seguridad representó un acto que brindó consuelo a miles de familias que no pudieron despedirse de sus seres queridos; demuestra que el uniforme no resta humanidad, y que, por el contrario, debe significar un verdadero sentido de protección y servicio humanitario hacia cualquier ciudadano, incluso cuando ha perdido la vida. Así como este, hubo varios hechos que pusieron a prueba al pueblo español, comenzando por dejar un poco de lado el egocentrismo que padecemos todos en este mundo globalizado, cuyas horas del día nos parecen insuficientes la mayor parte del tiempo y que hoy por hoy no sabemos qué hacer con él.

Los españoles comprendieron que para salir adelante, aún con la pérdida, la desesperación y el desconcierto, debían acatar las nuevas reglas del juego, esperar todo lo que fuera necesario y ser más fuertes cada día, unidos como nación, así fuera desde sus hogares rodeados por sus seres queridos o desde la soledad de algún departamento con nada más que el internet y las redes como contacto con el exterior. Hoy en día se encuentran casi al final de la desescalada y dando paso a la nueva normalidad; valió la pena dejar el singular en beneficio de la pluralidad.

A los mexicanos nos vendría bien comprender que el egoísmo sólo nos va a hundir más en nuestro propio infierno, alejándonos cada vez más de la tan añorada libertad que creemos tener y que tan repentinamente nos fue arrebatada por algo peor que nosotros mismos, y aún así, seguimos siendo nosotros los que empeoramos cualquier situación por el simple gusto de “joder” al otro. Si un temblor nos unió como nación tendiéndole la mano a quien lo necesitaba, dedicando una oración sincera, siendo empáticos por estar unidos a una misma tierra que en aquel momento arrebató la vida de cientos de personas, podemos ser algo más que el mexicano burlón cegado por la soberbia y que resta valor a lo que muchos otros hacen por salir de esta de pie y no de rodillas, pues al pueblo le gusta el morbo, el circo barato y descalificar cualquier cosa que el otro haga bien, evitando reconocer sus errores y señalando juiciosamente cualquier acto bueno al no dimensionar que tarde o temprano se verá beneficiado sin haber movido un solo dedo.

Basta ya de no querer ser parte de la solución y de hundir al otro cuando está progresando; basta de pensarnos como entes ajenos al entorno; basta de ser eso que nos hicieron creer que sólo podemos aspirar a ser. Bienvenido sea lo disruptivo, el espíritu de cambio, el emprendimiento y las acciones que, de la mano unos con otros, nos lleven hacia la construcción de una nación unificada, donde se celebren nuestras diferencias y que sumen cada vez más en lugar de restar.

Aprendamos del dolor de quienes ya lo han sufrido, tomemos como antecedente aquello que ha traído beneficios a otros países y pongámoslo en práctica. No por el gobierno, no por quien ocupa la silla en Palacio Nacional, no por competir, sino por NOSOTROS, por cada instante en que se nos va la vida luchando por ser mejores humanos, empezando en nuestros hogares, siendo conscientes de nuestro potencial y explotándolo al máximo, pues son la exaltación del espíritu y las virtudes humanas las que podrán sacarnos de ésta y de cualquier tempestad que se avecine.

Tips al momento

Abre delegado frente vs senador "de izquierda repentina'

Con la captura de César Duarte, se van abriendo frentes en contra del senador morenista Cruz Pérez Cuéllar, incluyendo en su propio partido.

Dicen que los saben del tema, que la publicación del súper delegado Juan Carlos Loera que borró minutos después de subirla a sus cuentas personales viene con dedicatoria para su amigo senador de "izquierda repentina", acusándolo de duartista y parte de la red de corrupción de la pasada administración estatal.

Tal parece que en estos días, el súper delegado tiene para todos pues hace un par de días defendió la detención del ballezano como producto de la denuncia que en 2014 presentó el abogado y activista Jaime García Chávez, de la que aseguró, llegaron algunos conservadores para aprovecharse de ella con motivo de las elecciones del 2016.


René Frías podría returnar el PIN Parental

Ya nada más falta que el diputado René Frías Bencomo desista de dictaminar la propuesta de Reforma a la Ley de Educación para aplicar el PIN Parental.

La salida que se anticipa es que Frías Bencomo diga que como presidente tiene facultades para returnar a otra comisión la iniciativa y quitarse de broncas políticas.

Ya son dos semanas en las que el Congreso del Estado se ha visto citiado por organizaciones pro familia para exigir al legislador dictamine a favor la reforma.

El problema es que le han solicitado que se vote en contra a través de Sipinna, grupos de izquierda y organizaciones como la comunidad LGBT, que acudirán a decirle a Olga Sánchez Cordero qué está pasando en Chihuahua.


Desde el 2004 no se tiene nueva declaratoria hacendaria

Con miras a una reforma hacendaria no hay que perder de vista la  Declaración de Mazatlán que suscribieron los entonces gobernadores de Baja California Sur, Campeche, Coahuila, Colima, Chiapas, Chihuahua, Durango, Guanajuato, Hidalgo, México, Nuevo León, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa, San Luis Potosí, Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas.

Para un Auténtico Federalismo se requiere de la descentralización de la función pública y fortalecer a las entidades federativas y a los municipios. La Primera Convención Nacional Hacendaria, se celebró del 5 de febrero al 31 de julio de 2004 con distintas mesas que se integraron para la discusión y análisis.

La SHCP debe contar con representante del Gobierno Federal ante las autoridades de las haciendas locales en los 8 grupos : Grupo Uno: Baja California, Baja California Sur, Sonora y Sinaloa. Grupo Dos: Chihuahua. Coahuila, Durango y Zacatecas. Grupo Tres: Hidalgo, Nuevo León, Tamaulipas y Tlaxcala. Grupo Cuatro: Aguascalientes, Colima, Jalisco y Nayarit. Grupo Cinco: Guanajuato, Michoacán, Querétaro y San Luis Potosí. Grupo Seis: Ciudad de México, Guerrero, México y Morelos. Grupo Siete: Chiapas, Oaxaca, Puebla y Veracruz. Grupo Ocho: Campeche, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán.

Ver todos los tips

La Gente Opina

Notas recientes

Facebook
Comentarios