Soberbia vs. Federalismo

Soliloquio/José Luis Muñoz

    El Pacto Fiscal de la Federación es en muchos sentidos injusto y perfectible desde hace lustros.

    Se creó en época de López Portillo, con el boom petrolero, y fue objeto de algunas modificaciones, mediocres, con Felipe Calderón.

    Por ejemplo, un habitante de la Ciudad de México recibe de la Federación un 40 por ciento más que uno de Guanajuato.

    Por cada peso aportado, la Federación regresa a Chihuahua vía Participaciones 39 centavos, mientras que entidades como Chiapas y Guerrero reciben 3 pesos 30 centavos, y  2 pesos 60 centavos, respectivamente, por cada peso aportado.

    Eso no es nuevo.

    El impactante factor novedoso en estos tiempos, que ha llevado a una decena de gobernadores a chocar con el Gobierno Federal, es la inusitada soberbia de lópez.

    Quieren los gobernadores discutir y modificar el Pacto, no para desproteger a los más débiles, sino para no ser víctimas de la soberbia, que no escucha, sino dicta; que no dialoga, sino insulta.

    No se recuerda en la historia de México, desde el chacal  Victoriano Huerta, a ningún presidente con los niveles de arrogancia y altanería que revisten la personalidad de lópez.

    Otro ejemplo patéticamente ilustrativo es que ante la ordeña de los fideicomisos que afectará a innumerables sectores de la población, que por supuesto viven en las entidades federativas, la Cámara de Diputados de mayoría morenista respondió a los gobernadores liberando autorizaciones para que adquieran deuda.

    No protesten, endéudense, fue el mensaje con desdén y sorna.

    En sus dos años al frente del Poder Ejecutivo, lópez se ha reunido sólo una vez con todos los gobernadores de los estados, el 19 de agosto en San Luis Potosí, y acaparó el micrófono para convertir lo que esperaban sería "un diálogo republicano", en un monólogo al estilo mañanera.

    Con toda razón, los mandatarios estatales salieron decepcionados y echando chispas.

    Desde que lópez asumió el poder, las participaciones y las aportaciones de la Federación a las entidades federativas han venido disminuyendo, mientras el poder de lópez se ha centralizado a niveles insospechados.

    Ya es un lugar común decir que México es el país de un solo hombre.

    A pesar de que los ingresos del Gobierno Federal en 2020 crecieron por diversos factores -a pesar de la pandemia-. aproximadamente un 1 por ciento en términos reales, la masa monetaria total que recibieron los Estados ha sido hasta septiembre 4.8% menor que en 2019 y se calcula que al cierre del año sea 3.7 menos.

    Aunque en nombre de la emergencia sanitaria el gobierno de lópez ha acaparado miles y miles de millones de pesos procedentes de fondos para contingencias, fideicomisos exprimidos y cerca de 640 mil millones de pesos de deuda interna y externa, los gobiernos estatales no han recibido un centavo de ayuda para atender la crisis.

    Por ejemplo, el Plan Emergente de Apoyo y Protección a la Salud, Empleo e Ingreso Familiar por 3 mil 241.4 millones de pesos que puso en marcha el 3 de abril el Gobierno de Chihuahua, no contó con ninguna aportación del Gobierno Federal.

    Según datos del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados, "el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF 2021) que presentó el Ejecutivo Federal, muestra un Gasto Federalizado de 1 billón 867 mil 338.4 millones de pesos, monto que en términos nominales representa una caída de 115 mil 520.4 mdp, y en términos reales corresponde a un decremento de 9.0 por ciento con respecto al Presupuesto de Egresos de la Federación aprobado para el año 2020.
https://www.cefp.gob.mx/publicaciones/documento/2020/cefp0322020.pdf

    Sigue diciendo el mismo documento:

    "Al analizar el comportamiento de los componentes del Gasto Federalizado, la mayor caída real (-41.8%) la exhiben los recursos federalizados del Ramo 23 al presentar un decremento de 6 mil 040.7 mdp en términos nominales con respecto al año anterior, para situarse en 9 mil 145.6 mdp". 
    
    "En el tema de "Aportaciones Federales a Entidades Federativas y Municipios”, se refleja una caída real de 1.1 por ciento".

    "El Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social, el Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de los Municipios, el Fondo de Aportaciones para la Educación Tecnológica y de Adultos, y el Fondo para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas, en todos los casos, mostraron una caída real de 4.5 por ciento".

    Eso es sin descontar la inflación.

    Aún así, con ese brutal desplome de las aportaciones y participaciones de la Federación a los Estados, lópez rechazó reunirse con los gobernadores porque, dijo, "no hay materia a tratar".

    Y con una desfachatez verdaderamente increíble, se preguntó en la mañanera, refiriéndose a los gobernadores : ¿en que les afectan los recortes al gasto?

    También "argumentó" para despreciar una reunión de trabajo con ellos, que reunirse con los gobernadores sería "atentar contra la investidura presidencial".

    Nos habla esta última declaración de su concepto del cargo que ocupa como un sitial merecedor de la "obediencia ciega" que ha demandado de cualquier otro funcionario.
    
    Nada que discutir, con nadie.

    Soberbia sin par.

    La palabra soberbia proviene del latín superbia y es un sentimiento de valoración de alguien por encima de los demás, un sentimiento de superioridad que lleva a presumir de las ideas propias y menospreciar por sistema las ajenas. Popularmente, se llama también soberbia al enfado que muestra una persona ante una contrariedad, y es considerada por la teología cristiana como uno de los siete pecados capitales.

    Las Participaciones Federales -consideradas en el Ramo 28 del Presupuesto de Egresos de la Federación- son recursos federales que se entregan a las entidades federativas y sus municipios con el fin de compensarles su aportación a la economía del país, vía impuestos. Ésta es una gran diferencia con las Aportaciones Federales (Ramo 33 del PEF), ya que estas últimas se reparten con el objetivo de subsidiar los ingresos de aquellos Estados y Municipios que tienen mayores niveles de pobreza.

    Estos conceptos son básicos en el Pacto Fiscal y, en parte, nos explican por qué estados menos productivos como Chiapas y Guerrero reciben proporcionalmente más que los estados que aportan  mayores recursos fiscales a la Federación.

    Pero la gran pregunta es si esos recursos en realidad están estimulando y logrando que se reduzca la pobreza, y se incrementen la producción y la productividad en esas regiones, o qué virtudes tienen los programas en los que se aplican.

     Los gobernadores que integran la Alianza Federalista han sido particularmente insistentes en que su movimiento no consiste en la intención de abandonar la Federación. No pretenden separarse de México, que quede claro. Lo que están impugnando es el Pacto Fiscal, es decir, el instrumento con el cual se distribuyen los recursos entre la Federación y los Estados.

    En términos generales, de la masa global de ingresos, el Gobierno Federal se queda con 80 centavos de cada peso y comparte 20 centavos para Estados y Municipios.

    Es lo que los gobernadores quieren discutir.

    Recordemos que etimológicamente el vocablo Federalismo proviene del latín foedus-oris, que significa unión, alianza, pacto, acuerdo.

    Sin acuerdo no hay federalismo auténtico.

    Ayer, el Secretario de Hacienda dijo que le parecía extraño que gobernadores de extracción panista se quejaran, cuando -argumentó- las últimas reformas al Pacto Fiscal las hizo Felipe Calderón. 

    Más extraño me parece que lópez siga aferrado a algo que viene del calderonismo, pero eso es sólo una pequeña broma.

    La broma mayor es que Herrera anunció que convocará a una discusión técnica del Pacto Fiscal con las autoridades hacendarias de los Estados, no con los gobernadores, pero sin facultades para tomar decisiones que cambien el esquema.

    Otro gesto de soberbia y simulación.
    
     Bien decía José de San Martín que la soberbia es una discapacidad que suele afectar a pobres infelices que se encuentran de golpe con una cuota de poder, una podredumbre que corrompe las entrañas.

    Y ya sabemos que si el poder corrompe, el poder absoluto corrompe absolutamente.

Tips al momento

Bonilla a 5 puntos de Riggs, grupos “Maru” y “Corral” van por alcaldías

Igual de cardiaca que la votación en contra de las alianzas electorales, en el PAN los grupos comienzan a decantarse en un 50-50 por sus aspirantes a los municipios y en el caso de la alcaldía Marco Bonilla se encuentra a 5 puntos de alcanzar a Miguel Riggs.

Se tratan de dos aspirantes que de igual manera representan dos grupos, el grupo de “Maru” con Marco Bonilla y el grupo de “Corral” con Miguel Riggs.

Marco Bonilla comenzó a ser mencionado en junio de este año en las encuestas para la alcaldía y quien siempre encabezaba la preferencia era Miguel Riggs, en aquel entonces 6.1 Bonilla-32.6 Riggs.

Al noviembre Marco Bonilla cuenta con 20.1 puntos de preferencia y Miguel Riggs 25.2.

Otro que ya comenzó a mencionarse en las encuestas es Jorge Soto, quien en días pasados acordó con Marco Bonilla unidad en la definición de la candidatura a la alcaldía.

 

Ver todos los tips

La Gente Opina

Facebook
Comentarios