- El Show de D. Trump

Variables / Jacinto Gómez Pasillas

A propósito del impactante e inédito “asalto al Capitolio” de EU en la Ciudad de Washigton, D.C., del pasado día 6 por las turbas de extremistas azuzadas por el Presidente Trump., para tratar de evitar que el Congreso Norteamericano confirmara el triunfo electoral y declarara oficialmente a Joseph R. Biden como Presidente electo de EUA a partir del 20 de enero de 2021, se ha escrito y comentado abundantemente sobre el próximo relevo presidencial en ese país. A riesgo de ser repetitivo, vale la pena repasar y leer un poco entre líneas sobre el tema:

  • Quedó evidenciado que se trata de una intentona indirecta de golpe de estado del Presidente Trump definida por los principales actores políticos norteamericanos (Biden, Pelosi, etc) como una “insurrección”, sin precedente en la historia política de EUA cuyos resultados como acto fallido, se le revirtieron como un auténtico bumerang.
  • Trump confirmó su talante autoritario y su perfil de individuo obstinado, terco y egocéntrico al “mantenerse en sus trece”, insistiendo en que se perdió  por un fraude electoral y revelando su intención de mantener y fomentar un escenario de inestabilidad política para volver a ser, según sus propias palabras, candidato presidencial en 2024.
  • También se evidenció una sospechosa incapacidad de las autoridades de alto nivel y fuerzas policiacas para prever y evitar este acto insurreccional, pues trascendió que un informe del FBI advirtió en días anteriores al hecho, que los grupos ultras fieles a Trump estaban planeando trasladarse a la capital norteamericana para el día 6 a fin de llevar a cabo actos violentos, una "guerra" como ellos mismos la definían. En redes sociales manejaban exhortaciones y consignas como: "Estén preparados para luchar, vayan preparados para la guerra", "El Congreso necesita escuchar cristales rotos, puertas pateadas y sangre de sus soldados esclavos (del congreso)," "Conseguimos a nuestro Presidente (Trump) o morimos".

De este tamaño eran las amenazas y convocatorias de estos grupos ultraderechistas en diferentes partes del país. Solo faltaba encender la chispa y el Presidente Trump lo hizo el mismo día 6 de enero al exhortar a la turba reunida a trasladarse al Capitolio para que evitaran la consumación del fraude, según él.

La interrogante es: sí las diversas instancias de seguridad sabían que iba a haber una marcha agresiva y violenta contra el Capitolio ¿Por qué no lo previeron y anticiparon resguardando la sede del Congreso con fuerzas suficientes de policías y guardia nacional para enfrentar y rechazar el asalto de los grupos enardecidos?

  • Ante el fracaso de la intentona insurreccional instigada por el propio Trump, lo cual quedó documentado por los diversos medios de comunicación, y la indignación generalizada no solo de los congresistas diputados y senadores demócratas, sino de los propios líderes congresistas republicanos alineados con la Casa Blanca, muchos de los cuales no dudaron en repudiar públicamente este acto sin precedente; el Presidente se vió obligado a recular y condenar el ataque al Congreso que antes había incitado, sin dejar de ostentarse como víctima de un imaginario fraude, a pesar de las claras evidencias de un proceso electoral que perdió no solo en las urnas (por más de 7 millones de votos) sino en el propio Colegio Electoral de EU.
  • Lo que quizá terminó por obligarlo a reconocer  que perdió la elección y comprometerse a una transmisión del poder presidencial ordenada y pacífica, fueran tres factores principales entre otros:
  1. Las declaraciones de Legisladores y Gobernadores pertenecientes a su propio partido que reconocieron el triunfo del Presidente Electo Biden.
  2. La declaración del conjunto de jefes del Estado Mayor de las Fuerzas armadas de EU, que emitieron un comunicado condenando el asalto al congreso del día 6 de enero, encabezados por el General Mark Miller y recordando a las fuerzas armadas su obligación de defender la constitución y rechazar el extremismo.
  3. La reacción generalizada de indignación y rechazo a la actitud y declaraciones políticas antidemocráticas del Presidente Trump y de exigencia para que garantice una entrega del poder presidencial ordenada y pacífica al nuevo Presidente (Biden), por parte de los medios de comunicación y de los diversos grupos de presión política y económica y líderes de opinión norteamericanos.

Ahora bien, este singular personaje, cuya alienación personal y personalidad histriónica, logró en el transcurso de su mandato generar la alienación colectiva de la gran mayoría de los segmentos de población estadounidense ultraconservadores, xenófobos y/o Blancos anglo-sajones, protestantes WASP; y con una percepción sui-generis sobre la realidad social, política, económica y cultural de Estados Unidos, formada desde su seno familiar y desarrollada en su trayectoria como magnate empresarial, supo interpretar el clamor e inconformidad sorda de esos segmentos y élites de una sociedad conservadora y aislacionista cuyos grupos de poder y presión heterogéneos pero con un común denominador de preocupación por salvaguardar su hegemonía y control de la sociedad y el estado norteamericano ante la creciente complejidad y crecimiento de los grupos de población étnica de origen no europeo (afro -americanos, latinos, asiáticos, etc.), minoritarios por separado pero en tránsito de ser una mayoría social y política multirracial.

Así, se asumió como representante de esa población blanca y conservadora y como líder de los defensores del establecimiento o clase y sistema dominante. Esta fue la clave de su éxito como candidato presidencial republicano y de su triunfo en la elección de 2016. Desde candidato, no escondió objetivos, propósitos y actitudes que resumió en el lema "Make Again Great América” (MAGA) que perfila como el mismo lema de la campaña que ya anunció que iniciará desde el momento en que termine su actual mandato (20 de Enero) y para una nueva candidatura presidencial que el supone que le devolverá la Presidencia en 2024.

Ese lema de “Hagamos que América vuelva a ser grande”, que resume su forma de gobernar en beneficio de las élites de la supuesta “población originaria”, refleja también no solo su arrogancia sino la de el establishment que se considera dueño del nombre de América haciéndolo sinónimo de Estados Unidos de América (USA) y que históricamente lo apuntó desde 1823 con la presuntuosa "Doctrina Monroe” sintetizada en la frase “América para los americanos (léase estadounidenses). La desmesura, excesos, mentiras, deformación de la realidad, entre tantas otras características de su desempeño y acciones como gobernante, constituyen la suma de todos los miedos" sobre el peligro que significa Donald Trump en el futuro para EU y el mundo.

De ahí, se entiende la preocupación de los legisladores demócratas, compartida por todos los sectores liberales y demócratas de EU, por no dejar sin sanción el último y gran error del Presidente Trump, al cometer el delito de "incitación a la insurrección" y violar su compromiso de respetar y proteger la Constitución y las Instituciones de EU.

¿Porque los legisladores Demócratas iniciaron en la Cámara de Representantes el Impeachmento Juicio Político (el 4° en la Historia de EU y el 2° contra Trump) presentando el documento de acusación que imputa al Presidente Trump el delito de "incitación a la insurrección"  por los hechos del asalto al capitolio (6 de enero) y que entre el 11  y 13 de enero fue ya aprobado para enviarse al Senado?

En principio parecería inviable a 5 días de que termine el mandato presidencial de Trump, pero lo que en realidad buscan los congresistas demócratas es que después del día 20 de Enero y ya con un congreso con mayoría demócrata, considerando que en el Senado cada bancada tiene la mitad de los senadores pero el voto de calidad (para desempate) está en manos de la nueva vice-presidenta Kamala Harris, es que de hecho o de facto, pues se necesitan las dos terceras partes del senado para aprobar el juicio al todavía Presidente; Donald Trump queda inhabilitado y/o desacreditado como posible candidato presidencial para 2024. Está a debate jurídico que Trump pueda ser juzgado aunque ya  haya dejado de ser Presidente, pero políticamente va a quedar muy desprestigiado aún en las mismas filas del Partido Republicano.

Por ello, genio y Figura…, el todavía Presidente Estadounidense sigue diciendo y haciendo a pesar de la suspensión de sus cuentas de redes sociales; un ejemplo de ello, es su viaje del pasado 12 de enero a Texas para visitar el poblado de Álamo (de triste memoria para México) a fin de revisar la construcción del muro de la Frontera con México y hacer declaraciones de elogio al mandatario mexicano, calificándolo de gran caballero y amigo mío, agradeciéndole "tener 27 mil soldados que están haciendo el trabajo de resguardar las fronteras…"

El propósito obvio es el de envenenar el inicio de la relación entre el gobierno mexicano y el nuevo gobierno estadounidense.

Hay expectativa por ver qué hace y dice en los últimos 4 días de su gobierno.

Por cierto, llama la atención que estén ya 15 mil  miembros de la Guardia Nacional en la ciudad de Washington y estén por llegar hasta 20 mil más, con la finalidad de garantizar el orden y la realización pacífica del acto de toma de posesión del Presidente Biden el próximo miércoles 20 de enero.

Se esperan disturbios de las huestes trumpistas en varias partes del vecino país. Ojalá no haya mayores consecuencias.

Lo cierto es que aparentemente esta historia aún no termina.

Tips al momento

Corral en supuesto desacuerdo con Alianza Federalista por apoyo a Cabeza de Vaca

Al parecer ya salió el peine de porqué Javier Corral abandonó la rueda de prensa que ofrecieron ayer viernes los gobernadores de la Alianza Federalista en Monterrey, Nuevo León. Dicen que el de Chihuahua no estaba de acuerdo en respaldar al tamaulipeco Francisco Javier García Cabeza de Vaca por las acusaciones sobre supuestos nexos con el crimen organizado y es que al parecer, el tema ni siquiera era parte de la agenda que se había acordado entre semana. 

Eso sí, el mandatario sí recibió el espaldarazo de la Alianza Federalista por el tema de las mesas de coordinación que la Federación se niega a retomar bajo la convocatoria de Javier Corral pues la pregunta salió al final de la rueda de prensa y aunque Corral Jurado ya se había retirado, "El Bronco" habló a nombre de los presentes para expresar su apoyo al chihuahuense. 

Sobre el apoyo a Cabeza de Vaca, dicen que Javier Corral no era el único molesto pues el de Jalisco, Enrique Alfaro tampoco estuvo de acuerdo en poner por delante a la Alianza Federalista ante las investigaciones que ya estarían en marcha desde la Fiscalía General de la República. 

Ver todos los tips

La Gente Opina

Notas recientes

Facebook
Comentarios