Papá gobierno

Arq. Mario Contreras Figueroa

Como cada inicio de sexenio -y este no es la excepción- las fuerzas del mal (léase delincuencia organizada) se miden con el nuevo gobierno. Primero, para ver qué armas porta y segundo, para establecer los términos con los que se van a relacionar durante los seis años.

Algunos -la mayoría- negocian y otros -los menos- responden de una forma dura, como fue el caso de Felipe Calderón y su lucha frontal contra el narcotráfico. Acertada o no (yo pienso que sí), fue la marca de todo su sexenio y las baterías se enfilaron, en todos los frentes, a este combate desigual.

Este gobierno, que empieza con un bono de 30 millones de votos, la mayoría de ellos no razonados se ha enfrentado, desde el primer día, a eventos de este tipo pero, a diferencia de otras ocasiones, por muchos frentes, algunos provocados por el propio gobierno.

El primero, la supuesta cancelación de la obra del nuevo aeropuerto internacional de la ciudad de México. Supuesta, porque se le siguen inyectando recursos y siguen las obras a todo vapor. ¿Cuál es la importancia de una obra de este tipo y de este tamaño? Se puede ver por muchos lados:

Primero que nada, la necesidad de nuevas instalaciones ya que, desde hace años, el aeropuerto existente está sobrepasado por la demanda, por ser el hub más importante en el país y todavía la puerta de entrada a toda Latinoamérica.

Además, la derrama que se genera, a todos niveles, es importante para el país.

Por otro lado, el aeropuerto más grande del mundo, dicen, corresponde con la ciudad más grande del mundo, no solo es una estrategia de ventas del proyecto.

De concluirse habría generado, además, una derrama inconmensurable para Texcoco, para la ciudad de México y de manera indirecta, al país, por todas las operaciones que diariamente se manejan y en las que se involucran compañías aéreas, de servicios, combustibles, transporte, etc.

¿Foco de corrupción? Indudablemente, la obra se inició en un gobierno del PRI, no es necesario abundar en esto. Lo que sí es importante recalcar es que, al cancelar la obra por estas razones, se generan problemas mayores para México. Y todo por una ocurrencia de algún genio. El desenlace de esta triste historia es que Panamá se puso las pilas y está construyendo el aeropuerto que se necesitaba y será el nuevo paso obligado hacia toda Latinoamérica. México: gracias por no participar.

Hablando de combustibles, siempre se ha sabido de los grupos criminales que se dedican a “ordeñar” los ductos de la gasolina, lo cual ha generado un gran negocio para estos delincuentes y para otros, igual de sucios, en el gobierno y la iniciativa privada.

¿Era necesario atacar de raíz el problema? Por supuesto que sí, de eso no cabe duda. De lo que tampoco cabe duda es que, para hacerlo, era necesaria una estrategia que no paralizara al país.

Por no mencionar pifias como la del tren maya, los docentes de inglés que no hablan inglés, la promoción del béisbol para que México salga adelante y la que más nos exhibe a nivel mundial: apoyar, a como de lugar, a un tirano inepto en Venezuela, cuando el pueblo y la comunidad mundial se decidieron de manera diferente.

Todo esto por opiniones (fobias y filias) personales y ocurrencias.

Además, la serie de provocaciones de distintos grupos de criminales, disfrazados de sindicalistas, docentes y toda la parafernalia de una fiesta de Halloween.

Supuestos maestros, que toda su vida han cobrado por no hacer nada o por hacerlo a medias, ahora exigen al gobierno plazas, aumentos de sueldos y prestaciones y por si fuera poco, echar por tierra a una reforma educativa que, entre otras cosas, requería que los maestros fueran evaluados para ver si están a la altura del perfil que se requiere para que se paren frente a un grupo. Aquí no importan los alumnos, esos van y vienen, pero sí los intereses particulares de esta runfla de rufianes. ¿Qué hace el gobierno? Sentarse a ver la pelea y echarle la culpa a los demás.

Otro ejemplo: uno de los problemas más fuertes a los que se ha enfrentado siempre el estado de Tamaulipas, son los sindicatos (casualmente y también priístas, como el de los “maestros”). A pesar de que la industria maquiladora siempre ha pagado sueldos por encima de los mínimos, a raíz de la ocurrencia de aumentar los salarios al doble en la frontera Norte, grupos de agitadores profesionales, que nunca han trabajado, que no sea como malvivientes, infiltraron a los sindicatos y exigen aumentos generalizados y bonos escandalosos. En los años ochentas, México era un paraíso para este tipo de empresas. La cercanía con los Estados Unidos, la mano de obra calificada, entre otras cosas, eran factores importantes. En pleno siglo XXI, muchos países ofrecen condiciones más ventajosas y la facilidad de transportar los insumos directamente a los mercados que los requieren es otra ventaja competitiva que ya no es patrimonio de los mexicanos. ¿Solución? Cerrar en México y cambiarse a otro país con todo y chivas. ¿El gobierno? Quejándose de las calificadoras internacionales que, debido a la ineficiencia de PEMEX y los problemas creados por el gobierno, bajaron las evaluaciones para una de las empresas más importantes en la producción de hidrocarburos en el mundo y quizás la más corrupta.

Respuesta del gobierno: “De seguro son fifís” (Bueno, no fue la respuesta literal, pero es una interpretación libre bastante cercana).

Cada sexenio, las crisis de inicio llegan hasta donde el gobierno quiere: el “error de diciembre”, los sindicatos, las centrales campesinas, los partidos políticos.

Pero, para poner límite, se requiere que alguien tome las riendas del caballo. Y lo primero que se necesita, es querer subirse al caballo, no admirarlo de lejos.

Esperemos que, entre ocurrencias, indolencias y dolencias del nuevo gobierno, la transformación de cuarta se convierta en la cuarta prestidigitación, digo, transformación. Y en este caballo vamos todos, fifís y chairos.

Por el bien de México.

P.D. Nadie quiere saberlo y a nadie le interesa mi humilde opinión, pero espero que Yalitza no gane el Óscar. Este asunto de la discriminación inversa ya cansa. La pobre muchacha no es actriz y en la Academia se juzga a actrices, no a la Flor más Bella del Ejido (pero este es otro tema). Y no, no es pueblo originario (creo que así se dice ahora), es mestiza, como somos la mayoría de los mexicanos.

Arq. Mario Contreras Figueroa

Tips al momento

¿Con quién dialoga la Segob?

Después de que la Secretaria de Gobernación declarara públicamente que se está en diálogos con grupos criminales en diversas partes del país, se supo que el Subsecretario de la misma dependencia Ricardo Peralta habría acudido a Michoacán supuestamente para entregar apoyos a grupos de autodefensa aparentemente sin saber que con quienes se reunió pertenecen a grupos criminales.

Al menos eso fue lo que declaró Silvano Aureoles Conejo, gobernador de la entidad quién rechazó que en Michoacán haya grupos de autodefensa, y le recordara a la Segob que son precisamente estas personas las mismas que humillaron a elementos de la Sedena, soldados quienes fueron sobajados por quienes al parecer detentan el control de la zona.

¿Usted qué opina?

Ver todos los tips

La Gente Opina

Facebook
Comentarios