Ciudadanos a la gubernatura

Diacrítico Chihuahua | Ciudadanos a la gubernatura

Jorge Camacho Peñaloza

@Camacho_Jorge

 

Desde hace ya tres décadas, el Estado de Chihuahua ha operado como un laboratorio en lo político que, en ocasiones, tiene repercusiones nacionales. La democracia mexicana ha experimentado en diversas ocasiones en este Estado. Allí están las aventuras de Francisco Barrio primero como alcalde y luego como gobernador que, en el intervalo entre ambos nombramientos, alcanzó a Ernesto Ruffo en Baja California. Entonces las circunstancias eran otras y también las necesidades. El Partido de Acción Nacional en esos años era la única opción para promover un cambio político, equipado con un comportamiento ejemplar en la labor de oposición que lo volvía la alternativa en exclusiva para acometerlo. Con todo, los ciudadanos tenían que apoyarlo como sucedió. Barrio correspondió a la confianza de los chihuahuenses, pero también a la necesidad de democratizar el sistema político mexicano. Desde entonces, la alternancia ha sido frecuente, instaurando la normalidad democrática.

            En la actualidad, el ambiente político de México requiere de otras novedades. Con los partidos políticos tradicionales en crisis, con un gobierno federal que acapara el poder a marchas forzadas arrinconando la legítima pluralidad, con un sistema democrático que amenaza con colapsar, otros caminos se advierten para continuar escribiendo la historia de libertad de Chihuahua. No es que los partidos tradicionales ya no sean relevantes, sino que los ciudadnos parecen demandar otras opciones de representación. Cualquiera de las fórmulas puede convivir pacíficamente. Pero hay momentos que la ciudadnía prefiere unas alternativas a otras. De momento, PAN, PRI, PRD están más ocupados en reconstruirse que en plantearse otras cuestiones. MORENA asoma como la opción tradicional más a mano para los votantes. Con todo, no hay que descartar a los independientes para contender a la gubernatura. Dos alcaldes chihuahuanses se reeligieron el año pasado: el de Parral, Alfredo Lozoya, y el de Ciudad Juárez, Armando Cabada Alvídrez. Como candidatos a gobernador, no serían los primeros en ganar como independientes, pero sí los primeros que verdaderamente formarían un gobierno de ciudadanos para ciudadanos. Desde este punto de vista, la novedad no tendría precedentes y recuperaría para Chihuahua el ejemplo de un Estado innovador en materia democrática.

            Pero hay algo más. MORENA cada vez se mustra más como un partido tradicional. Nada excepcional teniendo en cuenta que todos sus cuadros y figuras proceden de institutos políticos anteriores: PAN, PRI, PRD, MC, PV. Como era previsible, su comportamiento en tanto que partido se ha contaminado rápidamente de los mismos defectos y vicios que el resto. Ausencia de democracia interna, pugnas internas, exclusión de la ciudadanía aparentando respetarla, etcétera. Así las cosas, tanto Alfredo Lozoya como Armando Cabada se presentan como posibles candidatos al gobierno del Estado después de un ejercicio como alcaldes al servicio de los ciudadanos. Libres de querellas intestinas y de conflictos por el poder interno, aseguran un gobierno dedicado desde el principio a los chihuahuenses, al margen de intereses de grupos, blindado respecto de presiones de partido, únicamente interesado en el bienestar de la ciudadnía. Ambas alternativas son prospectos interesantes para el 2021 en caso de que se animen a candidatearse para la gubernatura. Los chihuahuenses ganarían un ejecutivo desinteresado de asuntos ajenos a los de gobierno, los partidos tradicionales ganarían tiempo para reconstituirse y los ciudadanos experimentarían un gobierno decididamente ciudadano.

Diacrítico Chihuahua | Ciudadanos a la gubernatura

Jorge Camacho Peñaloza

@Camacho_Jorge

La Gente Opina

Facebook
Comentarios