Seguridad, inseguridad

Diacrítico Chihuahua
Jorge Camacho Peñaloza

Da la impresión de que con la creación de la Guardia Nacional la inseguridad desaparece de las calles. Algo está sucediendo con la inseguridad puesto que los ciudadanos no la consideran en las evaluaciones de los gobiernos estatales y federales. Sorprende que López Obrador haya subido cuatro puntos en popularidad como se desprende de una reciente encuesta. No sorprende tanto que desde hace unas pocas semanas el gobierno federal por medio de la Fiscalía General haya amagado con someter a proceso a diferentes funcionarios del anterior gobierno y, el día de ayer, se ordenara la reclusión de Rosario Robles. La seguridad ha pasado por arte de magia a un segundo plano; no pasan los muertos diarios, aunque no se les quiera prestar atención. La cifra aumenta cada semana. El humo de la estrategia envuelve el humo de las pistolas que permanecerá cuando aquel se disipe. 

La Guardia Nacional ya se ha desplegado en Chihuahua. La inseguridad persiste. Otras noticias acaparan la información. La inseguridad persiste. Ahora lo importante es Rosario Robles. La inseguridad persiste. La inseguridad persiste a pesar del despliegue de la Guardia Nacional, a pesar de las afirmaciones que subrayan todas las mañanas que ya se está combatiendo, que ya disminuye, que ya se controla. Nada de esto es cierto. Y no es cierto porque si bien la fuerza ha comenzado sus operativos, no hay una estrategia que dirija sus acciones. Falta inteligencia, diseño, planificación. Se desconoce hacia dónde se quiere ir, cómo se quiere, cuándo se quiere llegar. Sobran palabras y faltan directrices. La Guardia Nacional por sí misma no es nada, a no ser que se ordene a un plan debidamente trazado. Pero para eso se necesita inteligencia y estrategia. Mientras no existan el valor operativo se reducirá al azar o a la casualidad, con el consiguiente riesgo de la integridad de sus miembros. Abonará una actuación que en esta administración es ya costumbre: considerar que, con proclamar las cosas, se realizan de inmediato, como si hubiera una contigüidad natural entre palabra y acción, entre deseo y realidad, entre ficción y mundo.

Más que ingenuidad, todo apunta a negligencia o pereza, por no hablar de incompetencia e ineficiencia. A un Gobierno se le puede acusar de ingenuo, pero de ninguna manera puede permitir que se le señale de ineficaz. La ineficacia siempre se reviste de sospecha. En este caso, la manera de borrar la sospecha es mediante directrices eficaces encaminadas a combatir la inseguridad. La falta de estrategia delata el desinterés de las autoridades hacia la seguridad de sus ciudadanos. Cuando un gobierno renuncia a una de sus obligaciones sustanciales, está diciendo que los ciudadanos no le importan nada. Es decir, declara públicamente que debe abandonarlo porque no hay motivo para que siga ejerciéndolo. La seguridad de la sociedad no es optativa. Es obligación del gobierno hacerse cargo de la manera más eficaz posible de la seguridad y eso pasa por una planificación oportuna. La estrategia es igual o más de importante que la Guardia Nacional. Sin Guardia Nacional, no hay estrategia que valga. Sin estrategia, no hay Guardia Nacional que valga.         

Tips al momento

¿Con quién dialoga la Segob?

Después de que la Secretaria de Gobernación declarara públicamente que se está en diálogos con grupos criminales en diversas partes del país, se supo que el Subsecretario de la misma dependencia Ricardo Peralta habría acudido a Michoacán supuestamente para entregar apoyos a grupos de autodefensa aparentemente sin saber que con quienes se reunió pertenecen a grupos criminales.

Al menos eso fue lo que declaró Silvano Aureoles Conejo, gobernador de la entidad quién rechazó que en Michoacán haya grupos de autodefensa, y le recordara a la Segob que son precisamente estas personas las mismas que humillaron a elementos de la Sedena, soldados quienes fueron sobajados por quienes al parecer detentan el control de la zona.

¿Usted qué opina?

Ver todos los tips

La Gente Opina

Notas recientes

Facebook
Comentarios