Guerra, simpatía vs empatía

Colaboración especial
Alexandra Medellín
Facebook: @AleMvaz
alexandra.medellin.v@gmail.com

No te voy a mentir, la vida a veces se torna dura, todo lo que pasa en el mundo, pareciera un caos y duele, a veces el viento sopla tan fuerte que nos arrastra, nos empuja y cambia todo, ¿te has percatado de que hay noticias dolorosas e inmediatamente empiezan los debates con posturas contrarias al respecto?: “está bien”, “está mal”, e inmediatamente las discusiones se tornan personales, la gente pelea con quien no está de acuerdo y es agotador ¿cierto?. Empecé a reflexionar en el hecho de que a las personas nos gusta discutir, nos gusta debatir,  nos gusta  dejar en claro que lo que nosotros pensamos y decimos es lo correcto, personalmente a mí me encanta (digo, soy abogada, siempre quiero tener la razón, lo que no significa que sea lo más sano del mundo, y créeme, trabajo en mejorar ese aspecto de mí); en virtud de mis experiencias y análisis de las experiencias de otras personas, etc., me he percatado de que buscamos dejar en claro nuestra postura porque nos hace sentir seguros, creamos una barrera que nos individualiza, nos separa, y no nos permite ser empáticos, tal vez lleguemos a ser simpáticos, pero eso no crea lazos, y en consecuencia sentimos que nos mantenemos a salvo, más eso genera división, y siendo muy extremistas, guerra.

Imagina esto, llega tu amigo, y comienza a platicarte algún problema por el que está pasando, inmediatamente tu reacción es decirle “ánimo, échale ganas, o mira el lado bueno”… déjame decirte que es una respuesta muy simpática, pero no es una respuesta amorosa, esto probablemente genere en el emisor una sensación de incomprensión, y se sentirá separado, solo, y al valiente porrista, lo mantiene a salvo, pues no está dispuesto a ser empático, ¿por qué?, pues por la sencilla razón de que ser empático implica buscar dentro tuyo algo que genere la misma emoción que la otra persona, para comprender por lo que pasa y de esta manera te sientes vulnerable, pero la empatía nos hace más humanos, nos une.

Hace poco leí un artículo de Brené Brown, profesora de investigación en la Universidad de Houston, quien ha pasado los últimos dieciséis años de su vida estudiando el coraje, la vergüenza, la vulnerabilidad y la empatía, en sus estudios ella dice que  ser empáticos implica vulnerarnos, pero también que seamos más amorosos con los demás, comprensivos,  y por ende generar conexión entre las personas, la empatía permitiría que hubiera menos injusticias en el mundo; ella dice que la empatía implica cuatro aspectos: la capacidad de tomar perspectiva de otra persona, no hacer juicios de los demás, reconocer la emoción en los demás y comunicar esa emoción.  Muchos motivadores, muchos libros de superación personal, hablan sobre ser positivos a toda costa (y lógico, la actitud positiva siempre garantiza que los vendavales de la vida sean librados con éxito), nos mantiene a salvo, pero no nos conecta, ser positivo a pesar de las circunstancias, instar a otros a que lo sean pese a su dolor, puede que sea un buen consejo, pero  no es precisamente ayuda. Hay una historia en la que se puede explicar, había un niño que cayó en un agujero obscuro, tenía miedo y lloraba, de pronto llega otro pequeño, quien lo ve ahí metido, este pequeño, baja, le dice al otro niño que todo va a estar bien, lo abraza y se dispone a ayudarlo, ese niño es empático, se vulneró, generó en él una emoción similar a la del otro para poder ayudarlo, conectó, en cambio un niño simpático, se asomaría, le diría que todo va a estar bien, pero no ofrecería su ayuda, e incluso le diría “al menos no te rompiste ningún hueso al caer”, no es que sea malo, simplemente busca mantenerse a salvo, no vulnerarse.

¿A dónde quiero llegar con esto?, pues bien, hemos visto en estos primeros meses del año 2020 noticia tras noticia dolorosa, todos clamamos justicia, paz, pero los debates mediáticos se vuelcan en criticar, opinar sobre lo que se debe hacer y no se hace, comienzan las peleas, porque todos pensamos diferente, y así se genera más guerra, invariablemente, generar división de esa manera, sólo generará más caos en el mundo, todos deseamos mantenernos a salvo, un mundo mejor donde reine la paz, la prosperidad, la abundancia y armonía, pero esto no se propiciará a menos que miremos en nuestro corazón y logremos ponernos en el lugar del otro, cuando dejemos de ver al otro como ajeno a nosotros e intentemos comprender su postura, e incluso tenderle una mano en lugar de juzgarlo y separarlo, podremos materializar en nuestra realidad un mundo mejor.

¿Cómo me comprometo a cambiar el mundo?, para mí, la respuesta se encuentra en la empatía, más allá de la simpatía, y empecé por seguir estos pasos, tal como lo dice Brené Brown, creo que funcionan y aquí te los comparto:

  1. Tomar la perspectiva de la otra persona: No es sencillo, pero pensar qué harías tú si estuvieras en el lugar del otro, te hace ver a la persona con comprensión, ¿qué siente?, ¿qué piensa?, afortunadamente con eso tenemos la capacidad de conectar, de esta manera lograremos ver al otro como una parte propia, en consecuencia podremos ser más  en amorosos, menos indolentes ante las situaciones ajenas, porque como he dicho en otros textos, no existe el otro, todos somos uno, lo que le duele a uno, me duele a mí, lo que le hago al otro, me lo hago a mí, por lo tanto, también esta capacidad de pensar qué harías en el lugar del otro, implica que pienses muy bien antes de actuar, o hablar, tus actos y palabras serán más conscientes y buscarás no hacer a otros lo que no deseas que te hagan a ti, lo que derivará en un ambiente pacífico.
  2. No hacer juicios de los demás: el ser humano tiene la capacidad innegable de mirar en otros errores y pecados, con facilidad los señala, y eso provoca que se llegue a sentir superior a los demás; no te voy a mentir, cuesta mucho no juzgar o criticar, digo, no por nada los programas de chismes, las revistas de chismes son tan vendidos, es casi deporte, pero, nunca sabemos si una persona actúa de cierta manera porque sus circunstancias lo orillan, por ejemplo, una mujer que no desea levantarse de la cama, que deja de arreglarse, o que simplemente no desea salir, es muy fácil decir “ha cambiado mucho” o “es una fodonga”, pero nadie sabe que sufre de una depresión severa, y que para ella es un gran logro poder levantarse de la cama para salir a trabajar, si la gente lo supiera, dudo que se atreviera a juzgarla duramente
  3.  Reconoce la emoción en los demás: La empatía, no es sencilla, implica para nosotros sentirnos vulnerables, pues forzosamente, cuando alguien pasa por un momento difícil, para poder ser empáticos, debemos buscar en nuestros archivos una emoción similar, si alguien pasa por un duelo porque perdió a un ser muy querido, normalmente vemos porque esa persona esté bien, pero es triste, y es triste porque sabemos lo que se siente ese dolor, es necesario ser capaces de reconocer en el otro su sentimiento, su emoción, para poder comprenderlo, e incluso apoyarlo.
  4. Comunicar esa emoción: Finalmente, no sirve de nada que tú te pongas en el lugar del otro, no lo juzgues y no reconozcas su emoción si no eres capaz de decirle “comprendo tu situación, tal vez yo en tu lugar haría lo mismo”, e incluso darle un abrazo. Cuando comunicamos la emoción con la que empatizamos, generamos un vínculo, nos moverá a hacer algo por la otra persona, y se solucionará el problema (tal vez).

Cuando procuramos ser empáticos, nos quitamos la idea de que somos ajenos a los demás, mira a tu alrededor, hay mucha necesidad de afecto, mucha necesidad de ayuda, lamentablemente hay dolor en el mundo que vivimos, pero el cambio siempre está en uno, cuando generamos un vínculo, siendo empáticos, tenderemos la mano a quien necesita, en lugar de decir “es tu problema y hazle como puedas”, o pensar que compete a otros solucionar los problemas e incluso criticar a quienes no hacen nada, tenemos la alternativa de generar unión, desde nuestra trinchera brindar amor, a quien se queja y está  molesto, brinda amor, a quien llora porque está triste, brinda amor, a quien sufre, brinda amor, sin juzgar los procesos de otros, simplemente acompaña, tiende la mano, sólo así generaremos el cambio que tanto anhelamos, no está en manos de nadie más que de nosotros mismos, propiciar un vínculo, espíritu de ayuda, evitar criticar, unir en lugar de dividir. Entonces, te pregunto ¿te atreves a ser empático?.

Tips al momento

Prepara Corral evento privado para anunciar plan emergente

Pese a la emergencia sanitaria por el coronavirus y el decreto del Estado que prohibe la realización de eventos públicos de cualquier aforo, este viernes en Palacio de Gobierno se alistan para un evento público con el fin de dar a conocer el Plan Emergente de Economía. 

En el patio de Palacio de Gobierno ya alistan un templete y por lo menos 40 asientos (son Susana Distancia) para el evento de hoy a las 6 de la tarde, eso sí, dicen que no se va a permitir el acceso a medios de comunicación por aquello de las aglomeraciones. 


Se siguen sacrificando obras y el cálculo político de Corral es acertado

Ya son dos ocasiones en materia de salud en el que se le pega a la inversión en obras en Chihuahua, el cálculo político de Javier Corral se visualiza acertado sobre todo cuando la justificación ha sido que no hay obras de relumbrón pero si importantes que no se ven pero que impactan directo a la población.

La primera ocasión en que se ajustó el gasto en obras fue para reorientar recursos para mejorar a los empleados de salud  y ahora para atender la contingencia por el coronavirus.

 La carambola no están mal pensada, se redirigen recursos a lo más importante que es el apoyo a las empresas porque si no Chihuahua se muere igual que al país por las tonterías federales. Queda bien en la oportunidad de apoyo  de Corral y además si las obras no se aprecian y ni se valorar quita el compromiso de la  justificación de que no se ven pero ahí están.

Los funcionarios en Chihuahua son de color azul, consiguientemente en estos tiempos Corral está actuando también en cálculo político el cual es interesante observar.


Hugo Aguirre de los pocos activos que le quedan al PRI para el 21 blinda tarahumaras del Covid-19

El alcalde Hugo Aguirre del municipio de Guachochi ha sostenido reuniones con gobernadores indígenas de la sierra Tarahumara,  a fin de establecer una estrategia de prevención de contagio de coronavirus.

Entre rarámuris y tepehuanes se han distribuido kits de gel antibacterial, tapabocas y se les ha brindado capacitación de  la prevención en la región ante la aparición de algún contagio del virus, que hasta el momento ha sido descartado.

Hugo Aguirre sigue sonando de nueva cuenta como político del PRI de los pocos en activismo e incluso se le ha mencionado para competir por la gubernatura de Chihuahua por este partido en el 2021.


Chihuahua con mayor número de descarrilamiento de trenes

Chihuahua se encuentra las entidades con mayor reporte de descarrilamiento de trenes en el segundo semestre del 2019, de acuerdo a datos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

Hace unos días la va a conocer el descarrilamiento de una maquinaria en el municipio de Acultzingo por un desperfecto en la vía férrea.

Son 6 entidades que presentan mayor reportes de rescate escalamiento: Nuevo León 41, Sonora 32, Estado de México 26, Jalisco 18, Chihuahua 14 y Querétaro 12.


Desbancan a GCC y Alpek del indicador bursátil IPC

En aprietos el Grupo Cementos de Chihuahua y la petroquímica Alpek, fueron desbancados como referente en el Índice de Precios y Cotizaciones de la Banca Mexicana y de Valores.

Ambas empresas se dice que no pudieron comprobar la liquidez de 30millones de pesos  como requisito mínimo para acceder al balanceo del PIC que sería efectivo el  23 de marzo pero fue aplazado.

Se dio a conocer los resultados preliminares con el qué la aseguradora Quálitas y la inmobiliaria Vesta serían las nuevas integrantes en el principal indicador bursátil de la Banca Mexicana y de Valores.

Ver todos los tips

La Gente Opina

Notas recientes

Facebook
Comentarios