UNAM le ‘quiere ganar’ al COVID: Analiza aguas residuales para prevenir olas de contagios

Un grupo de científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) diseñaron una metodología para identificar de forma anticipada las áreas de brotes o las zonas donde las olas de contagio de COVID-19 pueden presentarse; con el fin de implementar acciones adelantadas de control de la pandemia por el virus SARS-CoV-2.

A través del proyecto “Potencial de diseminación ambiental de SARS-COV-2; un enfoque de riesgo a partir del suelo y ciclo urbano del agua en el centro de México” se monitorea en tiempo real los desechos que llegan a las aguas residuales para buscar el virus y los fármacos empleados en el tratamiento de la enfermedad.

Este análisis se ha implementado en países como Canadá, Estados Unidos y los Países Bajos y coadyuva en la alerta temprana sobre la presencia de virus en un determinado lugar, señaló la UNAM en un comunicado

La metodología se desarrolla desde 2020 con la colecta de muestras en puntos estratégicos — centros hospitalarios, la salida de la urbe, entrada y salida de la planta de tratamiento en Hidalgo— del sistema de alcantarillado que va de la Ciudad de México al Valle del Mezquital.

Las tomas se reparten en tres laboratorios, donde los expertos evalúan el cómo impacta el virus y los fármacos en el suelo y su actividad microbiana, además de analizar el virus y caracterizar los fármacos.

El objetivo del proyecto es proporcionar elementos a los tomadores de decisiones para que detecten con anticipación los brotes de la COVID-19. Además de seguir los restos del virus y los fármacos en el agua residual para ver cómo se dispersan, explicó el director del ICAT, Rodolfo Zanella Specia.

Y es que, de acuerdo con el especialista, cuando las personas se enferman de la COVID-19 liberan cantidades del virus por medio de la materia fecal. Por ello, esa es una forma inmediata de detectar un brote en una comunidad.

Té con miel y consejos de salud en televisión: Así enfrenta Corea del Norte el brote de COVID

Además, los científicos realizan experimentos para evaluar la actividad microbiana que vive ahí en presencia del agua residual que contiene los fármacos y los virus.

“Hemos encontrado que el SARS-CoV-2 no llega a los campos agrícolas; pero en el caso de los medicamentos detectamos que la Dexametazona es retenida en el suelo de forma más importante que la Ivermectina, lo que puede retrasar o impedir su llegada al acuífero. Y en la Azitromicina, los resultados aún no son claros”, destacó la investigadora Blanca Prado Pano.

Cabe mencionar que el estudio busca estandarizar métodos para identificar al virus y evaluar si puede funcionar como herramienta de alertamiento, así como definir el destino final de las partículas virales en el sistema, afirmó el académico de la FM, René Arredondo Hernández.

A su vez, los científicos del ICAT tienen el reto de separar los miles de compuestos que hay en el agua para quedarse con los fármacos Dexametazona, Azitromicina e Ivermectina.

“Lo que vemos es que la Dexametasona y la Azitromicina se comportan conforme a las olas de contagio; mientras que la Ivermectina no tiene ese comportamiento, sino que aumentó en un momento en la pandemia y se ha mantenido su concentración en el agua residual”, aseveró Zanella Specia.

Cabe mencionar que los compuestos químicos de los medicamentos son considerados contaminantes emergentes los cuales podrían estar generando algún efecto específico en el ambiente.

“En la planta de tratamiento de aguas residuales de Atotonilco, Hidalgo, se trata alrededor del 30 por ciento de las aguas residuales de la Ciudad de México y este tipo de contaminantes emergentes no están en las normas aún, aunque se tiene evidencia de que pueden causar distintos problemas en las personas”, aseguró.

Con información de El Financiero

Por: Diana Valenzuela

Tips al momento

Circula en redes denuncia anónima contra elementos de la Policía Estatal

Raúl Arnoldo Gutiérrez Carreón, encargado de la escolta del comisionado Simón Esparza, en conjunto con sus dos encargados de turno, Luis Gerardo López Robledo, perteneciente a la Policía Municipal, y Juan Carlos Hernández Acosta, quien se dio de baja de la misma corporación por tener "cola que le pisen" y se dio de alta en la Policía Estatal, se la pasan hostigando y amenazando al personal, obligándolos a cargar las unidades blindadas que están a cargo de ellos, pidiéndoles que alteren el odómetro con mayor kilometraje...

Cuando ellos salen de turno aprovechan para "huachicolear" las unidades y sacarles el combustible tanto de las blindadas como las que tienen a su cargo para llevárselo a su domicilio; asimismo, obligan al personal a no comentar sobre los hechos ni decirle a otros compañeros que no forman parte de la escolta. Constantemente molestan al personal cuando tienen que salir fuera de la ciudad, mencionando que no habrá viáticos. Gutiérrez Carreón obliga a la gente que se haga cargo de sus gastos y alimentos cuando los mandan a trabajar a otros municipios, y aunque el personal lo cuestione él sólo responde que no le gusta batallar con las facturas, sin embargo él y un pequeño grupo que conocen y callan todo lo que hace son los únicos que resultaron beneficiados con viáticos...

Dentro de la escolta hay varios elementos con carpetas abiertas en Asuntos Internos y sin embargo son sus protegidos, ya que con ellos se apoya; es personal que laboró anteriormente en la PEC, un grupo de la Policía Estatal que finalmente fue disuelto por contar con infinidad de carpetas abiertas., además mantiene una relación amorosa con algunas compañeras, dos de ellas identificadas sólo como Jessy y Trejo, que son las queridas de Gutiérrez Carreón y López Robledo, personas con las que sostienen una relación dentro del grupo sin importarle los problemas que les puedan ocasionar, ya que una de ellas es esposa de un policía primero y la otra también está casada...

Asimismo, Gutiérrez Carreón solapa a Luis Gerardo López y a Juan Carlos Hernández Acosta el que ingieran bebidas embriagantes en las unidades y cuando las chocan no se da cuenta el comisionado, ya que les cubre todo lo que hacen, cómo hace poco, cuando chocaron y dañaron una Suburban blindada, la cual mandaron al taller con un desembolso de 200 mil pesos, recurso que salió de la Policía Estatal...


Por lo anterior, ya estamos hartos señor comisionado, lo único que hacen los encargados es amenazarnos, abra los ojos y dese cuenta a quién tiene a cargo; hasta casa se nos hizo rentar en Juárez para que no se diera cuenta la gente del secretario de la relación amorosa  que mantiene con sus protegidas; pruebas hay muchas, hay compañeros que han querido hablar con usted y Gutiérrez Carreón los cambia de la escolta y los amenaza para que no hablen...

Sólo personal con antecedentes tiene en sus filas señor comisionado, no olvide lo que hizo Luis Gerardo López Robledo hace algunos años atrás, cuando le fracturó el pie a un ciudadano, caso que por cierto cuenta con una carpeta todavía vigente...


Todo el personal espera que las cosas cambien y que se acaben los abusos, pruebas hay muchas...


22 vuelos para bombardear nubes en Chihuahua

Autoridades Estatales y Federales, imñlementan en Chihuahua un Programa de Estimulación de Lluvias y en la que se ha determinado realizar 22 vuelos que beneficiarán a dos millones de hectáreas en territorio chihuahuense.

Esto pretende crear el escurrimiento de agua a las principales vertientes: Río San Pedro, Río Conchos y Río Florido, los cuales dan sustento de manera importante a una tercera parte del Estado en materia de agua de lluvia.

Notas recientes

Facebook
Comentarios