Elecciones 2019

Diacrítico Chihuahua
Jorge Camacho Peñaloza

Las elecciones del pasado domingo arrojan una información alarmante: la indiferencia de los ciudadanos. La baja participación fue la norma en cada uno de los estados y municipios en que se celebraron los comicios. El porcentaje de ciudadanos que acudieron a las urnas fue en Aguascalientes del 29.67%; Baja California, 29.67%; Durango, 44.87%; Puebla, 33.07%; Quintana Roo, 22.12%; y Tamaulipas, 32.63%. A excepción de Durango, en los demás estados ha sido la que concentró menos participación en las últimas tres elecciones. La lectura más habitual en relación con el bajo índice de participación interpreta que es una elección intermedia. Sin embargo, contradice los porcentajes de las elecciones anteriores. No puede atribuirse únicamente a este factor la reducida participación. Más bien, sugiere que los ciudadanos están cansados de los partidos y de los políticos. En los comicios del 2019 se concluyó que el rechazo a los partidos tradicionales tuvo consecuencia el traslado de votos a Morena. Estas elecciones demuestran que este instituto es ya percibido como el resto de los partidos.

Interesantes son también los números que arroja por partidos. En términos brutos, Morena perdió 3 millones de votos, que representan una caída del 9.77%, con un retroceso significativo en Durango, Aguascalientes y Tamaulipas. La merma de preferencias de este partido coincide puntualmente con la pérdida de popularidad de López Obrador: si éste ha perdido alrededor del 10% del apoyo, Morena refleja de manera ajustada la misma pérdida. Todo indica que la fuerza de Morena es la de López Obrador y que su relevancia no depende del partido sino del presidente. Lo cual, en realidad, es una mala noticia para la democracia puesto que Morena no es una opción política como partido político, sino en tanto que plataforma de Andrés Manuel. La suerte de Morena es la de López Obrador y viceversa. Por su parte el PAN, aunque también perdió votos, fueron menos significativos, y además ganó más espacios. Finalmente, el PRI se estabiliza y parece haber tocado fondo en su desplome.

Tras estas elecciones, el mapa político nacional se distribuye de la siguiente manera: el PRI gobierna en 12 estados; el PAN, en 9; Morena, en 7; el PRD, en 2; Movimiento Ciudadano, 1; y un independiente también en 1. PRI y PAN siguen siendo las fuerzas que gobiernan la mayor parte de los estados. Sin embargo, ambos partidos viven una situación distinta: mientras el primero se estabiliza en el fondo con un porcentaje de votos irrelevante, el PAN experimenta una subida importante que lo posiciona como una alternativa competitiva hacia el 2021. Morena, tras esta pérdida de votos, parece perder ímpetu e inicia un retroceso; el PRD, irrelevante, no es ya opción. Hacia las intermedias del 2021, todo indica que el PAN será el que experimente mayor crecimiento, mientras que Morena, a merced de la valoración de López Obrador, puede sufrir un descalabro importante. El PRI difícilmente podrá posicionarse como opción viable. El PRD desaparecerá.

El panorama político en 2021 es impredecible, atendiendo además al papel de los nuevos partidos y de una opción, la de los independientes, que, ante esta situación, tendrán algo que decir. Un elemento parece decisivo y se antoja que no cambiará mucho en dos años: el descrédito de los partidos entre la ciudadanía que no ha hecho sino aumentar. Es posible que sea el momento de los exigir resultados de manera directa en las urnas.

Tips al momento

Reconoce 4T a gobierno de Corral

Implícitamente hay un reconocimiento de Andrés Manuel a Javier Corral por su proyecto de inversión de 18 mil millones de pesos de recursos propios para Chihuahua por los próximos dos años y prueba de ello fue el reconocimiento a la “atinada visión” del gobernador panista que hizo el súperdelegado Juan Carlos Loera.

Loera de la Rosa es un funcionario federal que representa al gobierno emanado de Morena, el de la 4T, lo cual también quiere decir que el partido en Chihuahua ahora rectificaría sobre las críticas y señalamientos de abandono de los cuales responsabilizó -no hace mucho- al gobernador, lo que a su vez infiere la confianza del gobierno de AMLO en las soluciones del gobernador Javier Corral. ¿O no?


Un mal mensaje

A la Alcaldesa le hubiera gustado que en el Plan de Inversión 2019-2021, el Gobierno del Estado contemplara infraestructura para combatir la desigualdad y pobreza urbana en el municipio, que muchas veces es mayor que la pobreza rural.

Para la edil sería un mal mensaje que las familias chihuahuenses no reciban el apoyo por parte del gobierno estatal para el desarrollo de infraestructura social como son obras de agua potable, drenaje y pavimentación.

Los chihuahuenses, dijo, pagan impuestos al Gobierno del Estado, que se tendrían que regresar en forma de políticas públicas de infraestructura social.


Sin formas ni modos

La batalla en la Facultad de Derecho gira en estos momentos sobre la injerencia -o no- de la rectoría en cómo se integra la plantilla laboral de dicha unidad académica.

No se está discutiendo una mejora al plan de estudios, ni sobre mejores técnicas pedagógicas o sobre capacitación docente, sino de cómo hacer que una treintena de personas ingresen a la Facultad de Derecho en calidad de profesores entre quienes resaltan los nombres de connotados personajes de extracción panista. Supongamos que es coincidencia.

Dicen que en la manera de pedir está el dar, y que quizá los modos o las formas de la Rectoría quizá hayan carecido de concenso, diálogo, negociación... vamos... de negociación política, cabildeo. 

Lo cierto es que para muchos panistas es la Facultad de Derecho el último bastión, el último reducto que queda del PRI, pero ojo, por más tricolor que fuera si lo que se quiere es imponer o meter con calzador a una treintena de maestros, en algún punto cuando menos administrativamente hablando alguien habría de protestar...


La gran apuesta de Corral

Obligado está Javier Corral a dar resultados en obra pública para su próximo informe de gobierno, pues ya ayer dio un adelanto de todo lo que piensa realizar para sus últimos dos años de administración con el Plan de Inversión 2019-2021.

El evento bien puede entenderse como un “preinforme” de actividades para lo que le queda de gobierno, pero con una obligación mayor, pues anunció con bombo y platillo una larga lista de obras con impacto social que, de no verse completadas antes de que llegue un nuevo mandatario, podría haber un fuerte reclamo de la gente en las urnas como ya hemos visto en el pasado más reciente...

Ver todos los tips

La Gente Opina

Facebook
Comentarios