Brilla bonito...

Colaboración especial
Érika Edith Rosas Villalobos

Nací arrojada a una cultura que me impuso tendencias morales, expectativas sociales, familiares, y más. Desde muy pequeña me indicaron qué creer, lo correcto y lo mal visto. A nivel inconsciente, no elegí ni el más insignificante de los acuerdos a los que accedí. Mi mente funciona como una computadora que puede ser fácilmente programada con conversaciones que hoy conforman no solo mi vida, sino también el impacto en mi estado emocional.

He almacenado en mi base de datos interna una forma de vivir, de pensar y de sentir, todo por acuerdos infantiles. Miguel Ruiz describe este proceso como “la domesticación de los seres humanos”.

A través de esta domesticación, aprendí a estar en el mundo… me llené de infinitos conceptos como la idea de ser “mujer” y de lo que significa ser “hombre”. O “buena mamá”, “exitoso”, “iluminado”, “buena pareja”, “buena persona”... todo a partir de la comparación con conceptos mentales. Con esto, aprendí a juzgar: a mí misma, a otras personas, a mis amigos, familia y, por supuesto, a extraños.

Este mar de juicios alterados me aleja de mi autenticidad. Me convierte en una copia aparente de las expectativas de mi entorno, inundada por creencias culturales. En el proceso de domesticación, me alejé de mi verdadero ser.

La domesticación es tan poderosa que, en determinado momento de mi vida, ya no necesité que nadie me domestique. No requerí de mamá o papá, la escuela o la iglesia. Estaba tan bien entrenada que me convertí en mi propio domador. Soy un animal auto domesticado.

Como dice Miguel Ruiz, “Ahora, me someto a mí misma según las creencias que me transmitieron, y utilizo el sistema de castigo y recompensa sostenido por el ego. Me baño en culpas a mí misma cuando no sigo las reglas de mi sistema de creencias.”

Aunque nuestras creencias y juicios nos causen sufrimiento, muchos pasamos la vida sin cuestionarlos, reafirmando día a día la desolación que causan y la inseguridad a la que nos invitan a vivir.

Por este motivo, se requiere valentía y voluntad para indagar y transformar lo adquirido a nivel cultural. Aunque sepa que no elegí mucho de lo que llevo dentro, también es cierto que lo fui aceptando a nivel inconsciente.

El acuerdo es tan fuerte, que incluso cuando sé que el concepto es erróneo, siento culpa, reproche y la vergüenza que aparece cuando actúo en contra de esas reglas. De alguna manera siento que traiciono lo correcto, la fidelidad familiar y social a la que pertenezco.

Es por ello que quiero recordarte que no estas en el mundo para complacer las expectativas de los demás, sino para respetar tus sueños. Es necesario poder escucharte más allá de las voces sociales para encauzar tu destino. Heidegger dice que la labor como seres humanos es conectar con nuestra autenticidad y vivir en sintonía con ella, si no, vivimos una vida por default, dormidos.

Hay que auto observarte, tomar conciencia de estas conversaciones, y liberarte de ataduras emocionales que tienen que ver con la deuda y la culpabilidad. A veces, es la oveja negra la que marca el camino que nos permite a muchos en el clan romper esas cadenas emocionales.

Al eliminar la programación, permites que tu  salud emocional y la libertad para vivir tus sueños pendientes. Es un proceso que todos debemos pasar, ya que si no, nuestra vida queda suspendida en una inmadurez en todos sentidos.

Con cariño

Érika Rosas

Tips al momento

Gobiernos están "para llorar" en el tema de los bienes y servicios

Los bienes y servicios cada vez están peor, pues ayer, para colmo, se presentó un apagón en la tienda más "fifí" de Chihuahua, que es Cotsco, donde los testimonios se viralizaron en redes cuando los clientes estuvieron en tinieblas en dicha tienda, hasta que la propia planta de la empresa fue prendida, frente al susto que sufrieron quienes abarrotaban el local, ubicado en el periférico De la Juventud.

Colateralmente, empezaron a saturarse, por la paralización el servicio del Bowí en su ruta troncal y el cierre de las estaciones, provocando el enojo, la molestia y la afectación de cientos o miles de usuarios.

¿Qué está pasando con los bienes y servicios? Uno, el colapso de la Comisión Federal de Electricidad, que está creando gravísimos problemas con la suspensión de la energía, dejando sin luz a decenas de colonias, y éstas a su vez también sin agua, pues cómo se puede bombear el vital líquido, metiendo en problemas a las juntas municipales de agua, y también, en el caso de los estatales, el problema del Bowí, que habrá qué ver con qué justificación sale el Gobierno del Estado por esta afectación, a días precisamente, la paralización de la luz y el conflicto del servicio del transporte público, de que se celebren los comicios.

Y todo esto se da cuando el golpe de calor está a todo lo que da, en este problema del clima. 

Los gobiernos, en serio, están para llorar.


Chihuahua, con estabilidad laboral; la capital y Ciudad Juárez, con mayor ocupación 

La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) por parte del INEGI destaca que durante el primer trimestre de 2024, las tasas más altas de informalidad laboral por entidad federativa se reportaron en Oaxaca (81.1 %), Guerrero (78.6 %), y Chiapas e Hidalgo (70.9 %).

Las tasas más bajas se registraron en Coahuila de Zaragoza (33.8 %), Chihuahua (34.5 %), Nuevo León (36 %) y Baja California (37.4 %).

Los niveles más altos de informalidad laboral se presentaron en Oaxaca (81.1 %), Guerrero (78.6 %), Chiapas e Hidalgo (70.9 %), Puebla (70.1 %), Tlaxcala (69.5 %), Veracruz de Ignacio de la Llave (66.5 %), Morelos (65.7 %), Michoacán de Ocampo (65.4 %) y Tabasco (62.1 %).

En cambio, Coahuila de Zaragoza (33.8 %), Chihuahua (34.5 %), Nuevo León (36 %), Baja California (37.4 %), Baja California Sur (37.6 %), Aguascalientes (38.9 %), Sonora (40.4 %) y Tamaulipas (42 %) registraron los niveles más bajos de informalidad laboral, durante el primer trimestre de 2024.

Los niveles más altos de ocupación en la informalidad se presentaron en Tlaxcala (65.8 %), Acapulco (60.9 %) y Oaxaca (58.3 %).

Los porcentajes más bajos se apreciaron en Saltillo (26.4 %), Chihuahua (27.3 %) y Ciudad Juárez (28.5 %).

  • En los niveles más altos de la ocupación en condiciones críticas —se consideran horas trabajadas y los ingresos como proporción de la población ocupada— se encuentran: Reynosa (55 %), Tlaxcala (46.1 %), Tapachula (45.7 %), Tuxtla Gutiérrez (44.8 %), Campeche (40.4 %) y Ciudad Juárez (40.1 %)
  • Las ciudades de Guadalajara (15.9 %), Hermosillo (16.6 %), Chihuahua (18.9 %), Monterrey (19.1 %) y Colima (19.2 %) presentaron los menores niveles de ocupación crítica.
  • Las áreas metropolitanas con una tasa de participación superior a la del agregado fueron: Tepic (67 %), León (66.7 %), La Paz (65.6 %), Ciudad del Carmen y Colima (65.1 %), Ciudad Juárez y Mérida (63.4 %), Culiacán (63.2 %), Cancún (62.6 %), entre otras.
  • De la población ocupada, 63.7 % se concentró en las áreas metropolitanas de Ciudad de México, Monterrey, Guadalajara, Puebla, León, Tijuana, Ciudad Juárez y Mérida.

Tips al momento

Gobiernos están "para llorar" en el tema de los bienes y servicios

Los bienes y servicios cada vez están peor, pues ayer, para colmo, se presentó un apagón en la tienda más "fifí" de Chihuahua, que es Cotsco, donde los testimonios se viralizaron en redes cuando los clientes estuvieron en tinieblas en dicha tienda, hasta que la propia planta de la empresa fue prendida, frente al susto que sufrieron quienes abarrotaban el local, ubicado en el periférico De la Juventud.

Colateralmente, empezaron a saturarse, por la paralización el servicio del Bowí en su ruta troncal y el cierre de las estaciones, provocando el enojo, la molestia y la afectación de cientos o miles de usuarios.

¿Qué está pasando con los bienes y servicios? Uno, el colapso de la Comisión Federal de Electricidad, que está creando gravísimos problemas con la suspensión de la energía, dejando sin luz a decenas de colonias, y éstas a su vez también sin agua, pues cómo se puede bombear el vital líquido, metiendo en problemas a las juntas municipales de agua, y también, en el caso de los estatales, el problema del Bowí, que habrá qué ver con qué justificación sale el Gobierno del Estado por esta afectación, a días precisamente, la paralización de la luz y el conflicto del servicio del transporte público, de que se celebren los comicios.

Y todo esto se da cuando el golpe de calor está a todo lo que da, en este problema del clima. 

Los gobiernos, en serio, están para llorar.


Chihuahua, con estabilidad laboral; la capital y Ciudad Juárez, con mayor ocupación 

La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) por parte del INEGI destaca que durante el primer trimestre de 2024, las tasas más altas de informalidad laboral por entidad federativa se reportaron en Oaxaca (81.1 %), Guerrero (78.6 %), y Chiapas e Hidalgo (70.9 %).

Las tasas más bajas se registraron en Coahuila de Zaragoza (33.8 %), Chihuahua (34.5 %), Nuevo León (36 %) y Baja California (37.4 %).

Los niveles más altos de informalidad laboral se presentaron en Oaxaca (81.1 %), Guerrero (78.6 %), Chiapas e Hidalgo (70.9 %), Puebla (70.1 %), Tlaxcala (69.5 %), Veracruz de Ignacio de la Llave (66.5 %), Morelos (65.7 %), Michoacán de Ocampo (65.4 %) y Tabasco (62.1 %).

En cambio, Coahuila de Zaragoza (33.8 %), Chihuahua (34.5 %), Nuevo León (36 %), Baja California (37.4 %), Baja California Sur (37.6 %), Aguascalientes (38.9 %), Sonora (40.4 %) y Tamaulipas (42 %) registraron los niveles más bajos de informalidad laboral, durante el primer trimestre de 2024.

Los niveles más altos de ocupación en la informalidad se presentaron en Tlaxcala (65.8 %), Acapulco (60.9 %) y Oaxaca (58.3 %).

Los porcentajes más bajos se apreciaron en Saltillo (26.4 %), Chihuahua (27.3 %) y Ciudad Juárez (28.5 %).

  • En los niveles más altos de la ocupación en condiciones críticas —se consideran horas trabajadas y los ingresos como proporción de la población ocupada— se encuentran: Reynosa (55 %), Tlaxcala (46.1 %), Tapachula (45.7 %), Tuxtla Gutiérrez (44.8 %), Campeche (40.4 %) y Ciudad Juárez (40.1 %)
  • Las ciudades de Guadalajara (15.9 %), Hermosillo (16.6 %), Chihuahua (18.9 %), Monterrey (19.1 %) y Colima (19.2 %) presentaron los menores niveles de ocupación crítica.
  • Las áreas metropolitanas con una tasa de participación superior a la del agregado fueron: Tepic (67 %), León (66.7 %), La Paz (65.6 %), Ciudad del Carmen y Colima (65.1 %), Ciudad Juárez y Mérida (63.4 %), Culiacán (63.2 %), Cancún (62.6 %), entre otras.
  • De la población ocupada, 63.7 % se concentró en las áreas metropolitanas de Ciudad de México, Monterrey, Guadalajara, Puebla, León, Tijuana, Ciudad Juárez y Mérida.

Notas recientes