Joe Biden despide a Sean Conley, el polémico médico de la Casa Blanca

El presidente Joe Biden despidió al polémico médico de la Casa Blanca, Sean Conley, criticado por dar informes equívocos acerca de la salud del expresidente Donald Trump, y designó en su lugar a su médico personal, Kevin O'Connor, informaron hoy los medios locales.

Biden es, a los 78 años, el hombre de más edad en ser investido presidente de Estados Unidos, y O'Connor, quien le ha atendido desde 2009, cuando asumió como vicepresidente, es un coronel retirado del Ejército con servicio en la División 82 Aerotransportada, el Regimiento 75 de los Rangers y el Comando de Operaciones Especiales de esa arma.

En 2019, cuando empezaba la campaña para las elecciones primarias, O'Connor estuvo a cargo del examen físico de Biden y en su informe indicó que el entonces aspirante a la candidatura presidencial por el Partido Demócrata se encontraba con "buena salud y vigoroso".

El médico de la Casa Blanca tiene bajo su responsabilidad el cuidado de la salud del presidente, su familia y el personal de la residencia presidencial. Cuenta para ello con el apoyo de un equipo de médicos y enfermeras en la Unidad Médica ubicada en la planta baja del edificio.

El puesto de médico presidencial es, normalmente, una designación que no atrae mucha atención pública pero fue objeto de controversia el año pasado cuando se informó que Trump había contraído la covid-19 y Conley, según él admitió, ofreció informes alentadores porque la Casa Blanca quería dar una impresión optimista.

En mayo del año pasado, cuando la pandemia de la covid-19 se propagaba rápidamente en Estados Unidos, Trump afirmó en una conferencia de prensa que él había tomado hidroxicloroquina como medida profiláctica, bajo la guía de Conley, quien luego confirmó ese tratamiento.

En octubre, la Casa Blanca informó que Trump y su esposa Melania habían tenido resultados positivos en la prueba para la detección del coronavirus y el presidente fue internado en el Centro Médico Nacional de Walter Reed, en Bethesda, Maryland.

Durante la estancia de Trump en Walter Reed, Conley dio a la prensa informes contradictorios tanto sobre la condición del presidente como del tratamiento que se le administraba. 

Tres días después de su internamiento el presidente fue dado de alta.

Tomado de Vanguardia

Con información de EFE

Por: Redacción2

Tips al momento

Pablo Héctor, con el cuello bajo tierra

Pablo Héctor González, el magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia literalmente se ha mantenido al margen de las declaraciones de Luz Estela “Lucha” Castro que al no contradecirse, dejan muy mal parado al Poder Judicial, ni cómo defender la autonomía de dicho poder. 

Con el cuello bajo tierra, su silencio podría terminar por perpetuar los coloquiales calificativos que la ex lideresa barzonista expresó de su persona en los audios que se filtraron el fin de semana… una actitud débil que algunos aseguran, no se había visto en la historia del Tribunal Superior de Justicia. 

Según Lucha Castro, Pablo Héctor aspira a ser el presidente de la Conatrib (Comisión Nacional de Tribunales Superiores de Justicia) de la que ya es vicepresidente pero todo apunta a que, con semejantes acusaciones de pactar con una candidata a la gubernatura, el cargo se le podría escapar entre las manos.


El desdén de AMLO y el reclamo de la gente

Si a la percepción nos atenemos cuando López Obrador aún sigue teniendo un gran porcentaje de aceptación entre la gente, primero que nada por su narrativa de esperanza y de combate a la corrupción, y segundo e indiscutiblemente por sus programas clientelares, donde se fugan cientos de miles de millones de pesos, habrá que ver también cuál es esa asociación y relación ahora con el pueblo por dos razones: primero, el personaje presumía de viajar, como cualquier ciudadano, en líneas comerciales, y así llegaba a los aeropuertos y la gente tenía contacto con él, pero ya empezaba a verse saturado, cansado y molesto; fue cuando vinieron las primeras críticas contra su persona en los andenes para empezar a abordar o descender de los aviones…

Eso produjo que López Obrador ya no fuera directamente a los pasillos de las salas de abordar ni de aterrizar, ya lo pasaban por otro lado. Posteriormente, cuando viajaba a los pueblos, ya no bajaba el vidrio de sus camionetas cuando la gente le pedía que descendiera y la escuchara porque el hombre decía que lo podían infectar de coronavirus, algo que finalmente sucedió después por su enorme irresponsabilidad para manejar y dar el ejemplo en cómo tratar esta pandemia usando simplemente el cubrebocas…

Ahora, en los aviones, no es la primera vez que le recuerdan el 10 de mayo, y no a manera de felicitación, y la gente que puede volar por esa vía de transporte se ha mostrado totalmente indignada hacia la forma en que el Presidente gobierna el país…

En esa descendencia y en esa secuencia, ¿qué va a pasar con López Obrador ahora? No olvidemos ni vayamos a dejar de lado que al tiempo el hombre vaya a utilizar aviones de la Fuerza Aérea o de la milicia para trasladarse en sus famosas giras, más ahora que se está en época electoral…

El problema es que al pueblo él lo desdeña, tanto cuando se traslada de forma terrestre porque no atiende a la gente, principalmente a las mujeres en sus protestas contra los feminicidios y la discriminación a su género, como ahora en los viajes comerciales aéreos. Ya no se ve con la gente, ya ésta le causa escozor...

Entonces, ¿a cuál pueblo se refiere en sus “mañaneras”? La gente ya debe tomar en cuenta la manera en que la desdeña, tanto por vía aérea como terrestre…

Ver todos los tips

La Gente Opina

Facebook
Comentarios